jueves, 30 de marzo de 2017

RELATO TESTIMONIAL DE Beatriz Calderón. Gentileza de Eugenio Calderón Benítez.

Para mi enfocar hacia el pasado es como mirar el amanecer. 
Las historias, los relatos, las vivencias que laten en el corazón de quienes vivieron otros tiempos, se concentran en un punto para llenar el vacío, o tal vez el silencio del entramado que va forjando el presente.
Entonces, la palabra se convierte en luz despejando el olvido, aclarando la memoria, transformando lo que fue en un río cristalino donde fluyen alegrias, tristezas, lamentos, sacrificios, todo lo que cada uno va guardando en el alma.
Quiero agradecer al sr. Eugenio Calderón Benítez, quien desde hace mucho tiempo viene aportando con su conocimiento y sabiduría en este camino de reencontrarnos con nuestra historia.
Muchísimas gracias Eugenio!!!
Gladys Acevedo


En respuesta a la publicación de ayer, con respecto a los pintores que plasmaron el paisaje pochano Eugenio Calderón Benítez, compartió este testimonio que me pareció maravilloso. No sólo desde el punto testimonial sino como un aporte a la memoria colectiva.


Cuenta Beatriz Calderon 



"Mi abuelo (Domingo Murúa) solía contar que Fader se instaló un tiempo en Pocho para pintar la capilla, se alojó en su casa, y desde su sitio pintaba. 
Yo era muy chica cuando escuché ese relato, pero pude corroborarlo hace unos seis años atrás cuando hubo una muestra de Fader en el Teatro Argentino. Si bien la pintura esa no estaba, leí en la biografía que era costumbre suya ir a los pueblitos del interior de la provincia e instalarse por días o semanas y pintar paisajes, y unos dos años antes de su muerte estuvo en Pocho. No mencionaba la pintura de la capilla, pero mi mamá ( Ana María Murúa ) tenia un cuadrito colgado en la galería que lo lucía con orgullo."








No hay comentarios: