miércoles, 28 de agosto de 2013

PREPARÁNDONOS PARA LA BEATIFICACIÓN DEL CURA BROCHERO.


LAS RELIQUIAS DE BROCHERO EN UNA ARTESANÍA DE ALGARROBO del Artista Plástico Pablo Andrés Mendez

Representa una montaña con sus caminos sinuosos. 
En la cima, Brochero en su mulo malacara. 
Y en el centro, en el corazón de la montaña, los restos del Cura Gaucho.

Durante la Celebración de la Beatificación de José Gabriel Brochero será presentada la reliquia que se podrá venerar a partir de la lectura del Decreto que declara al Cura Gaucho Beato. 
Va a ingresar al escenario de la Beatificación en el relicario traído por Nicolás, el niño a quien Dios otorgó la Gracia del Milagro de su salud a través del Cura Brochero. Lo acompañarán sus padres, Sandra y Osvaldo Flores; el cura párroco de Santa Rosa de Río Primero, pbro. Carlos Iglesias; el padre David Silva, párroco de Cura Brochero; y la Superiora General de las Esclavas del Corazón de Jesús, Madre Maria Silvia Fiorentino junto a Hna. Dina Alcaraz, responsable del Museo Brocheriano.

Una reliquia es un objeto asociado a un santo y pueden ser de tres grados: 
1er grado: un fragmento del cuerpo. 
2do grado: un fragmento de su ropa o de algo que el santo usaba durante su vida (rosario, Biblia, cruz).
3er grado: cualquier objeto que ha sido tocado por una reliquia de primer grado o a la tumba de un santo. 
Según el Código de Derecho Canónico es el Obispo Diocesano quien debe autentificar y autorizar el culto de las reliquias, las que son preparadas adecuadamente, acompañadas de un certificado abalado por la Santa Sede. La reliquia del Cura Brochero que será venerada es de 1er grado, correspondiendo a su masa encefálica, como el deseo de querer representar en ella la inteligencia y visión de este hombre de Dios, que trabajó siempre por el progreso de su región así como por lograr el encuentro de los serranos con la misericordia de Dios. 

“Puedo pispear que cuando me muera, me quedaré en el corazón de los serranos, puesto que la vida de los muertos está en el recuerdo de los vivos” decía el Padre José Gabriel.
Sabemos que las reliquias representan a la persona con la que está asociada. Por eso tocamos las reliquias y las veneramos no por ellas mismas sino por el santo al que representan. 
En la Tradición de la Iglesia encontramos el origen de esta práctica en las catacumbas, donde los primeros cristianos se dirigían para dar culto a los mártires, generalmente celebrando la eucaristía sobre sus tumbas. Es así como comenzaron a conservarse y a tenerse en gran estima los objetos relacionados con los que habían muerto por la fe. 
La reliquia del Padre Brochero será depositada en una artesanía de madera de algarrobo construida por un artesano, a quien se le encargó la importante tarea. Pablo Andrés Mendez, artista plástico neuquino que vive en San Carlos Minas expresó “Creo que Dios desde siempre tiene pensado estas cosas para nosotros, y yo estoy muy agradecido con Él por esta oportunidad de realizar una obra tan importante.” 

El artesano relató también que el trabajo encargado representó un gran desafío. “Es una tarea muy importante que fue encontrando su forma en conversaciones con el Obispo y las personas que trabajan en la Comisión. También la idea fue madurando en mi tiempo de lectura y conocimiento del Cura Gaucho, que logró impactarme fuertemente. Por esto intento que la obra exprese la vida pastoral de Brochero. Especialmente para que los niños pregunten por qué… ¿por qué el caminito en la montaña?, ¿por qué la mula?… la pregunta es la base de la sabiduría, y a través de ella los padres pueden contarle del Cura Gaucho a sus hijos. 

Luego de la ceremonia del sábado 14, el relicario con los restos del nuevo Beato comenzará a recorrer todas las comunidades de la Diócesis de Cruz del Eje y de la Arquidiócesis de Córdoba, como un deseo del cura de estar bien cerca de su gente.

El padrecito Brochero de manera especial se nos presenta en este tiempo de Gracia. Es importante acercarnos a él para inspirarnos en su vida e imitarlo con el deseo de también nosotros vivir en santidad. Y es Dios mismo quien está obrando mucho en cada uno a través de José Gabriel del Rosario, “uno de los nuestros”.
Fuente: Facebook Edith Benso