martes, 22 de mayo de 2012

HISTORIAS DE NUESTROS ANTEPASADOS:


Hugo Ricobaldi reside en Montevideo, Uruguay.
Nos acompaña con los colores de un espíritu vivaz y creativo, descubriendo con su manera tan particular de expresarse, los sentimientos que florecen hacia sus antepasados que guarda con admiración y respeto.
Esta es su primer historia, es la apertura de una puerta para dar lugar al recuerdo de nuestros antecesores con su protagonismo y su hacer en la búsqueda de nuestra identidad.
Espero que disfruten y los invito a participar con las historias maravillosas que guardan en el recuerdo.
Gracias Hugo por tu aporte!!!!!!


TARDE DE DOMINGO (I)

Desde que me conozco, el domingo me provoca un estado melancólico, principalmente, en la tarde.  Ese domingo,  la pequeña euforia de la mañana había pasado, y me quedaba hacer la visita a mi padre viudo. Vivía solo en su apartamento de planta baja, pero en el mismo edificio vivía mi único hermano menor. Cuando llegué, estaba de sobremesa con su primo Dante. Este encuentro era obligatorio los domingos. No sólo compartían el almuerzo, también rememoraban las diabluras infantiles, los juegos en la casa común, la misma escuela, y algún cuento de sus progenitores. Dante tenía mejor memoria que mi padre para recordar detalles, hechos, fechas y nombres. El ingenio de los dos viejos aumentaba con el vaciamiento de una botella muy bien etiquetada. Ambos habían tenido la fortuna de haber viajado a Europa, particularmente a Italia, y no “cualquier” lugar de Italia… casi con veneración recordaban a Génova, La Spezia, Cinque Terre, y particularmente la provincia de Manarola. De este puertito genovés había partido el abuelo de ellos, don Domenico Riccobaldi, por ¿quién sabe cuántas veces? con destino a América. En el viaje anterior había recorrido la costa sur y si algún día debía emigrar se quedaría en Montevideo, por ser la más parecida a su tierra natal. La vida en Italia no era nada fácil, a la incertidumbre económica se unía la certeza de la guerra. Siendo casi un chiquilín había servido como “marinaio” en un buque de la Armata d’Italia, durante un raro momento de paz. Aprovechando el viento favorable de las circunstancias deserta y se radica en Montevideo.  Pronto la imaginación suple los baches de la información: habría llegado con muy pocas liras a una ciudad de progreso lento, sin locomoción pública, sin luz y sin red de agua potable. Desde la aduana se vería todo el caserío, de manera que al preguntar donde estaban sus paisanos, se obtenía respuesta rápida: allí, cuando “allí” quedaba a pocas cuadras bordeando la bahía.  Tal vez, fuera a parar con su magro equipaje, a esos caserones donde se alquilaban las piezas de a una, bautizadas por el ingenio popular como conventillos. Se cree que no le costó mucho conseguir trabajo.
- Dante, vos que hablaste mucho con la abuela ¿qué te contó?
-      Ella era comechingona. Y miró a mi padre. Mecánicamente, con mi hermano miramos a mi padre. Me salió a media voz: ¿cómo? ¿Y de dónde eran?
-      De Córdoba.
Si alguna vez habíamos escuchado esto, francamente, no le dimos ninguna importancia, pero ahora sonó fulminante.
Mi viejo sólo atinó a agregar: Si, eran indios cordobeses. Miré a mi hermano y tenía cara de pocos amigos, pero para mi la “noticia”  tenía adrenalina. Rápido para el cálculo: mi abuelo, 50%; mi viejo, 25…nosotros (con mi hermano):12,5% de sangre indígena americana. Me encantó.
¿Y cómo fue que vinieron a Uruguay?
-      La abuela Teodora había sido traída por sus padres siendo niña. Su padre, don José León Gaytán se había decidido a emigrar desde Córdoba, luego de una (de las tantas) epidemias de “peste” o viruela, cuando había perdido a un hijo (o a más), estaba casado con doña María Carisolia Hidalgo o Ydalgo. Queda en el cajón de los misterios, la profesión de Don José. Pero sin duda le resultaba difícil sostener a todos y decidió lo inevitable: entregó en tutela a la jovencita Teodora a una familia del puerto, propietarios de una fonda, donde la niña podía colaborar en los quehaceres de la cocina.
A esa fonda iba a almorzar…Domenico.  Dante recuerda que a esa altura de la historia familiar, a la abuela Teodora se le encendían los ojitos. Domenico tuvo que volverse a su tierra, previa promesa de volver. Cumplió y el 20 de noviembre 1869 se casaron en la Catedral, fundando una familia.  Tuvieron siete hijos y un montón de nietos. ¡Bravo, por don Doménico! Si no hubiera sido un hombre de palabra, nosotros no estábamos aquí, porque el menor de ellos, también llamado Domingo, fue mi abuelo. El resto de la tarde la pasamos ocupados en otras historias.
 HUGO RICOBALDI -URUGUAY

1 comentario:

Maria Ester Sorbello dijo...

GLADYS te he dejado un premio en mi sitio para que coloques en el tuyo, cuando quieras pasa a recogerlo. Muchos besos y que tengas un año lleno de éxitos, como es tu costumbre.