lunes, 25 de febrero de 2008

Breve historia de una escuela pochana.

Queridos amigos y amigas: hoy decidí compartir uno de mis trabajos que apuntan a la revalorización de los protagonistas de los cambios en cada tiempo y lugar. Este es un trabajo de una de las 29 escuelas del departamento Pocho, de la provincia de Córdoba, Argentina. Es mi deseo que lo disfruten y seguramente encontrarán paralelos entre esta escuelita pochana y cualquier otra ubicada en cualquier lugar.
Afectuosamente.

Breve Historia del
Centro Educativo “Antonio Berutti”
La Sierrita
Pocho
Córdoba
Argentina

1931– 2006

Trabajo de Investigación
Prof. Gladys Acevedo

INTRODUCCIÓN

¡Qué difícil se hace retroceder en el tiempo con la intención de reconstruir una fracción de la historia de una comunidad representada en una institución como la escuela!
Desde mi punto de vista la escuela es el alma, la gestora , el motor, la trascendencia del hombre expresada en su andar! La defino sencillamente como la puerta hacia la libertad, hacia la superación del espíritu. Es el punto clave de las comunidades para crecer, para existir, para compartir, para caminar a lo largo de cada día. Porque la escuela es el eslabón que enlaza esperanzas, sueños, expectativas, una manera particular de ser, con valores totalmente definidos y en las que todos estamos ligados y comprometidos para hacer de nuestra Patria , generación tras generación: un lugar próspero, activo y progresista.
Cada partecita de las instituciones es construidas con el empeño, la creatividad, el sacrificio, el desaliento, las esperanzas, la soledad de innumerables personas que generalmente quedan en el olvido. Tal vez porque no somos concientes que todos somos los constructores del hoy; así como un encadenamiento permanente y continuo que traspasa el tiempo y el espacio. Somos los responsables, los únicos actores de las miles de comunidades que se despliegan a lo largo y ancho de nuestra maravillosa Argentina. La escuela, como una continuación de la familia va forjando mentes, espíritus que actuarán a su debido tiempo y de acuerdo a las vivencias adquiridas.
La Escuela de La Sierrita cumplió 75 años en el año 2.006 y sería prudente preguntarnos qué cosas cambiaron en beneficio de las nuevas generaciones? Como así también qué cosas permanecen como murallas a vencer para desplegar esta
comunidad hacia el progreso? ¿Cuáles son las fortalezas de estos habitantes que con tesón, alegría y esperanzas dedicaron el 2006 para festejar con sus amigos y autoridades una fecha tan importante como esta?
El tiempo, elemento insondable que se despliega sin descanso en el interior de las circunstancias, de las vivencias, del crecimiento, o del letargo.
El tiempo, motor ineludible que transforma, que penetra con sus redes inmortales sobre los protagonistas de la historia que se arma, se construye, se desfigura y vuelve a configurarse sin descanso.
El ayer inmerso en el silencio, el hoy hostigado por la vorágine de la tecnología conduciendo a los humanos por un tobogán interminable hacia destinos inciertos.
El tiempo, para algunos pocos: lento, despacioso; rápido, inalcanzable, voraz para otros.
El tiempo de vivir, el tiempo de soñar, el tiempo de recordar buscando nuestra identidad para valorar lo que somos y cómo somos en la búsqueda de la plenitud.
Este trabajo ha sido realizado con el escaso material que pude encontrar a lo largo de un año razón por la que quedarán espacios en blanco y datos que para un análisis podrían quedar desarticulados; pero desde el punto de vista de reencontrarse con la identidad de una comunidad considero de mucho valor lo recogido ya que a través de su lectura se podrá realizar un paralelo en el tiempo y en el espacio para responder:
¿Cuál era la realidad de esta comunidad hace 75 años?
¿Cuál fue la prioridad para los gobiernos en lo referido a Educación?
¿Quiénes fueron los iniciadores, los propulsores de la gestión educativa en Pocho?
¿Cómo era el medio donde se desarrollaron las tareas educativas?
¿Cuál fue el compromiso de las comunidades, de las autoridades, de los docentes?
¿Qué cambios se produjeron a partir de la creación de esta escuela?
Estas y muchas otras preguntas irán surgiendo y tal vez se podrán responder con la realidad actual.

Cómo comienza este trabajo? A través de la actual Directora del Centro Educativo “Antonio Berutti” Prof. Veatris Romero quien ante la proximidad del 75º aniversario me solicitó la tarea de rearmar la evolución de esta escuelita de las sierras cordobesas. Las fuentes consultadas fueron Libros de Actas de Inspección, fotos y un pequeño paquete envuelto en papel madera. Fueron pocos los elementos con los que conté; pero fundamentalmente esta misión apuntó a dejar constancia del hacer de generaciones que poco a poco trabajaron para disfrutar de lo que es hoy el Centro Educativo “Antonio Berutti” de La Sierrita.
Desde el comienzo me pregunté cómo organizar la tarea y obviamente el primer punto a tratar se dirigió a la ubicación geográfica dentro del contexto pochano, con sus particularidades topográficas y todos los elementos que pudieran dar una visión general del ayer, desde este siglo XXI recién iniciado.
En segundo lugar, lo dediqué a la descripción de las impresiones recibidas desde el momento en que llegaron a mis manos las primeras fuentes de consulta con toda la emoción de quien inicia un viaje hacia lo desconocido.
Incluyo en este casi relato parte del material que en su momento me fue aportado y que consideré valioso rescatar como un eslabón hacia la identidad de este pueblo.

Gladys Acevedo